Thursday, May 13, 2010



Hay una chica que viaja en el 141, a eso de las 7:30 de la matina. Se sube antes que yo y siempre va vestida con ese guardapolvo que usan las enfermeras o las veterinarias, de un azul opaco. La primera vez que la vi, viajaba con su novio. En ese momento no me llamó tanto la atención. Sí, es linda, es pelirroja y tiene los ojos verdes. Otras veces que dejé la bici en casa y me subí al bondi la vi sola y entonces sí me sorprendió. Es que la mina atrae la luz. Parece una escenificación de película, donde la protagonista es la única a la que se ilumina. Es zarpado. A esa hora no hay mucha luz y la poca que llega es la que rebota contra los edificios pero la mina se mueve y la luz la sigue. Muchas veces quise sacarle fotos pero el bondi siempre va hasta las manos y me da un poco de vergüenza pelar cámara y empezar a decir, che ¿te movés para allá así le saco foto a esa chica? Hoy salí con la minolta, que tiene un lente de 40mm y 1,7 de apertura. O sea, esperaba subir, pararme a un metro y medio y matarla a fotos sin ningún tapujo. Pero no me la encontré. De todas formas, no estoy seguro de que me hubiese animado. Quiero creer que sí. Porque, es cierto, podría preguntarle si le molesta que le saque fotos o invitarla a desayunar y explicarle pero me da la impresión de que le quitaría toda la magia.


3 comments:

Santa Toronja! said...

Si hacelo! yo una vez le saque fotos a un flaco que subio al tren con una bicicleta de esas tipo inglesa con una luz adelante, unica! y me encantó. Siempre esta esa gente que sin conocerla te atrae mucho..
Espero le puedas sacar una al menos y nos muestres!

saludos..

despejada said...

Que bueno que veas así!!! es otro paradigma de percepción! (suena exagerado, no?) ...

Estaría buenísimo, como dicen acá, que logrés captar esa forma en qe percibis a esta chica!

Saludos!

paaliy said...

quizá..