Thursday, August 12, 2010

Ayer estaba en la clase de Ueno, disfrutando lo que veíamos y escuchando al tipo. Decía muchas cosas que ya había escuchado de otros maestros que tuve pero más que nada decía cosas con las que me sentía totalmente identificado: formas de sentir la fotografía. Ahora, lo que me dejó pensando fue si realmente hay algo que se transmite genéticamente. Para los que no sabían, los dos tenemos sangre japonesa. Decía, algo, no los genes en sí, sino una escencia que te recorre y que es así nomás. Igual pienso en mis viejos y creo que no sienten el arte como yo lo siento. No sé. Tal vez sí otras cosas. No lo sé realmente.
Decía, escuché a ueno y salí de la clase como me pasa cuando leo un buen libro o veo una buena película: con ganas de ver, de escuchar, de sentir. Saqué algunas fotos antes de llegar a mi taller de guión y un par camino a casa. Me gusta sacar fotos. Diría que me gusta más sacar fotos que ver mis fotos. O son dos cosas que vivo de forma totalmente separada. No encuentro relación entre ellas. Es que al sacar fotos veo la magia de las cosas. Eso me pasa. A veces lo puedo capturar y a veces no, pero sí lo estoy viendo. Lo mismo pasa al escribir. Cuando escribo diría que no estoy creando nada sino estoy comprendiendo, y esa comprensión me hace percibir, una vez más, la magia de las cosas. Ahí está: para mí crear es percibir.
Por la magia de las cosas, kampai.

2 comments:

p. said...

živjeli, por la magia de las cosas. see u soon, mata!

paaliy said...

me asombró que ese último párrafo ponga palabras a algo mío..
algo que a veces me cuesta explicar a los demás.