Monday, August 23, 2010

El otro dìa fui a ver una adaptación de Marisé Monteiro a teatro de El Principito, de Saint Exupéry. La puesta era en el Planetario y la verdad que estaba muy bien. Ahora, cuando terminó y bajábamos por las escaleras no tenía otra sensación más que asco. Es que en esta obra, no recuerdo si era así en el libro, el mensaje que deja la historia es que amar es domesticar. Que su rosa es especial porque él la domesticó. Como la obra es medio musical, hay una cancioncita que dice todo el tiempo "domesticame, domesticame" que te queda rebotando en el cerebro. Todo esto sumado a la rosa que tiene medio encerrada en su planeta (mse, para cuidarla), a los árboles Baobabs, o algo así, que hay cortar de raíz antes de que se vuelvan un problema y al final, cuando El Principito finalmente pide una correa para el cordero que le había dibujado. Todo el mensaje facho cierra a la perfección.


Por favor, díganme que no era así en el libro.

4 comments:

Baking Cakes! said...

Sí, era así....

saludos chinix

Anonymous said...

¿¿El Principito facho??

¿no será mucho, che?

paaliy said...

pues yo juraría que en el libro no era así.. ;)

El Principito said...

una flor de mierda se la pasa dándome órdenes y vos encima me decís facho a mí...

no hay respeto ni por los niños en este blog