Tuesday, September 08, 2009



Acabo de ver Paris, Texas de Wim Wenders y todo ese sentimiento todavía me corre por la piel. Uno no sabe bien cómo ni por qué, pero esa película te naufraga. Por la sensación que te deja, me hizo acordar a Carver y sus cuentos. Siento ese llamado, como una trompeta que te impulsa a una cacería, a una búsqueda sin saber qué mierda estás buscando. No sé, la verdad no me pareció ni genial, ni hermosa, ni brillante, ni ningún adjetivo; sólo sé que me mostró algo y eso cuenta por todos los adjetivos que puedan existir.
Les iba a contar de qué se trata pero no tiene sentido.


2 comments:

n said...

paris texas es increible.
nada q ver, pero mirá Mi tío de América!

paaliy said...

sí.. te entiendo.

a mí también me dejó algo
que ni puedo
ni querría definir.